• Miriam Medina

Tehilim (Salmos): Introducción

Actualizado: 22 ago 2021

בס"ד


Los Salmos o “Tehilim” (תהלים) son alabanzas al Creador. Tehilá (תהילה) significa “Gloria” que de acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española significa:


1. f. Reputación, fama y honor extraordinarios que resultan de las buenas acciones y grandes cualidades de una persona.


4. f. Majestad, esplendor, magnificencia.

Este compendio de composiciones líricas tiene una temática central: Hablar de los hechos, el carácter y cualidades del Dios de Israel. Son varios autores de estos poemas, pero se sabe que el Rey David fue el que realizó el compendio de ellos (muchos preservados por la tradición oral), y es autor otros más.

La fuerza de estos textos radica en que quien los lee y los entiende puede fortalecer su confianza y emuná (fe), incluso en el tiempo de mayor dificultad. La razón es que estas alabanzas fueron inspiradas por momentos personales, lo que permitió al autor conocer los sentimientos y sensaciones, al mismo tiempo que mantenían su confianza en El Eterno.

Un ejemplo de lo anterior son los salmos compuestos por el rey David mientras vivía la persecución del Rey Shaul (Salmo 57), o el agradecimiento que sintió por haber sido liberado de esa persecución como en el Salmo 18. Pero estos son sólo unos ejemplos de los muchos que vamos a analizar.

El Rey David quería construir el Primer Templo, pero no fue él quien estaba destinado a erigirlo, sino su hijo Shlomo en el tiempo de su reinado. No obstante, el corazón de David era conforme a la voluntad de Dios y eso lo reflejó en sus composiciones, es así como nosotros podemos aprender de él.

David pecó, cierto, no era un hombre perfecto. Recibió la consecuencia de sus acciones, pero toda la diferencia fue que él se arrepintió de sus acciones, reconociendo al Dios de Israel como Justo y Misericordioso.

Adám no se arrepintió, no reconoció su error y en su lugar culpó a Java, ella tampoco se arrepintió de haber desobedecido. Eso creó una barrera de vergüenza entre el ser humano y Dios. Cuando sabemos que hemos hecho lo incorrecto no sabemos cómo rectificar y creemos que hemos sido expulsados de la presencia de El Creador. David demostró que a pesar de todo, el arrepentimiento le permitió seguir teniendo misericordia de Dios.

Esta transición la podemos ver en los Tehilim y aunque el rey David no construyó el Primer Templo como era su deseo, él construyó algo mucho más perdurable en el tiempo y son estos Tehilim, que nos siguen recordando quien es el Dios de Abraham, Isaac y Yacob, los hechos magníficos, sus milagros, su justicia y misericordia, su esplendor y magnificencia,

En estos tiempos inciertos, es un buen momento para leer los Salmos y aprender de ellos, por ello los invito a seguir este blog y no perderse de las enseñanzas que nos dejan los Tehilim.



foto: Internet



9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo