• Miriam Medina

Reflexión personal

Actualizado: 22 ago 2021

Estoy impresionada con esta sociedad tan temerosa, tan fácil de controlar, tan fácil de dominar. Me impresiona que la hipocondria social se ha desatado como un perro rabioso incontrolable; la ansiedad es la enfermedad número 1, más letal que el mismo Covid.


Es una sociedad a la que le han robado la fe, la confianza, la esperanza; les han hecho creer (como en la antigüedad) que el ser humano es como un dios y cuando todos sus sistemas se vieron vulnerados (la ciencia, la tecnología, el sistema político y social, todo en lo que ponían sus esperanzas) empezaron a buscar desesperadamente respuestas que nadie les pudo responder.


Temerosos se escudan en una vacuna en la cual no confían; se refugian en medidas que tampoco les garantiza nada; se cubren la boca y la cara como si eso fuera una muralla contra un enemigo que no pueden ver, pero que sienten su presencia. Buscan que alguna autoridad tome el control y les de seguridad, pero tampoco confían en la autoridad que ellos mismos eligieron.


Ahora el miedo gobierna, la desconfianza en el prójimo, la distancia social se ha hecho a todos los niveles (vaya que hay verdad en aquello de "divide y vencerás"). Esto ha pasado antes, y aunque la memoria histórica ha sido borrada, el resultado de todo esto siempre es el mismo.


Las teorías de conspiración toman fuerza cuando la verdad es ignorada. Los números son lanzados irresponsablemente y eso genera especulación, pero si reflexionaran un poco el miedo se disiparía. Eso no pasará porque es más fácil especular que reflexionar.


Sociedad, te consumen tus miedos, le temes incluso a lo más natural de la vida.




8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo